fe de erratas

29 may. 2016

El amasiato, El pacto secreto Peña-Calderón y otras traiciones.

La oficina de Calderón  niega “el amasiato” con Peña; Álvaro Delgado, responde




El pasado 8 de mayo, en su edición 2062 la revista Proceso y proceso.com.mx publicaron un adelanto del libro de Álvaro Delgado El amasiato, El pacto secreto Peña-Calderón y otras traiciones. Al respecto, la oficina del expresidente Felipe Calderón envió a esta redacción una carta en la que solicita hacer algunas precisiones y a la que responde el autor con otra misiva. Ambas, se publican a continuación.

Señor director:
En relación a la nota publicada en Proceso el pasado 8 de mayo, titulada  
Peña-Calderón, historia de una amasiato y firmada por Álvaro Delgado, quiero hacer las siguientes precisiones:
La afirmación de que hubo una reunión en el hotel Nikko entre el expresidente Felipe Calderón y el licenciado Enrique Peña Nieto, actual presidente de México, en la cual habría tenido lugar una negociación política de alto nivel, es no sólo completamente falsa sino francamente ridícula. La premisa principal de la historia fantasiosa publicada por Proceso cae por su propio peso, es mentira.

También es falso que el expresidente Calderón se haya hecho acompañar en cualquier momento del señor Ulises Ramírez a reuniones políticas de alto nivel. Siempre, en ocasiones relevantes, se hacía acompañar de personas con las cuales existía cercanía y confianza plena, lo cual no era el caso.

Por otra parte es una falacia que el PRI haya transferido votos al PAN en la elección presidencial de 2006 y más aún que el expresidente Calderón haya negociado dicho apoyo a cambio de favorecer al candidato del PRI en las elecciones a gobernador del Estado de México. Esta versión es también ridícula e inverosímil. El objetivo de Acción Nacional y de Felipe Calderón en los comicios mexiquenses de 2005 fue en todo momento ganar la elección y se realizó el mayor esfuerzo posible para alcanzar esa meta, no se diga de la elección presidencial en el Estado de México, donde ganar era crucial para todos los partidos. En el caso del PAN, esa meta no se cumplió en el Estado.

Como toda la historia, es también absolutamente falso que el expresidente Calderón haya ordenado poner o quitar spots de la campaña de Josefina Vázquez Mota. Independientemente de la opinión del entonces presidente Calderón sobre el eslogan de campaña, éste se mantuvo, lo que revela la independencia que mantenía el equipo de campaña del gobierno y del entonces presidente.
Se falta abiertamente a la verdad cuando se afirma que en la reunión del 21 de noviembre de 2015 en el Centro Banamex el expresidente Calderón estuvo rodeado de 20 militares. Gran parte de la seguridad en aquel evento era la propia seguridad dispuesta por dicho centro de Convenciones y por los organizadores. Para sorpresa y enojo del periodista, efectivamente es cierto que el expresidente y su esposa estuvieron varias horas tomándose fotografías personalizadas con los miles de asistentes ahí reunidos.
 El expresidente Felipe Calderón cuenta con el apoyo de personal del Estado Mayor Presidencial para su seguridad, pero las afirmaciones que se hacen en la referida nota son maliciosas y francamente grotescas. La seguridad de la que dispone, tanto él como otros exmandatarios, corresponde a la evaluación del grado de riesgo y exposición que se realiza en cada caso de manera altamente profesional, por parte del propio Estado Mayor Presidencial. Es pública y notoria la afectación que el expresidente Calderón hizo de los intereses de los criminales más peligrosos y violentos del país, lo cual corresponde tanto a las amenazas por él recibidas como a las medidas precautorias tomadas, con toda responsabilidad, por el Estado Mayor para salvaguardar su seguridad y la de su familia. Eso no es sólo una actuación a favor de una persona, sino en salvaguarda de la plena libertad de acción con la que debe contar cualquier presidente, presente o futuro. Sin garantía de seguridad personal después del cargo que se pierde, ningún presidente asumiría los riesgos que implica decidir en el mejor interés del país, particularmente en caso del problema más grave de la República que es la inseguridad y la criminalidad.
Las referencias despectivas y en algunos casos francamente misóginas a la licenciada Margarita Zavala reflejan la verdadera razón de la publicación de semejante libelo. Es evidente que de manera claramente parcial, y respondiendo a intereses políticos específicos, el periodista busca infructuosamente descalificarla. Por cierto, la asesoría que ella recibió de manera preparatoria para asumir la responsabilidad de esposa del presidente, además de eficaz, fue sufragada totalmente por ella misma.

Mucho agradeceré se publique esta nota aclaratoria, a la brevedad posible, con la finalidad de que el público lector cuente con los elementos de juicio necesarios para valorar la historia publicada por su revista.
Proceso ha violentado todos los límites del periodismo serio y responsable.
Atentamente,
Izamal Brena Robles,
oficina del expresidente de México,
Felipe Calderón.



Respuesta de Álvaro Delgado
Señor director:
Procedo a dar respuesta a las “precisiones” que hace la señora Izamal Brena Robles, de la “Oficina del expresidente de México, Felipe Calderón”, no sin antes informar que a ella le solicité, el 9 de febrero, una entrevista con su jefe, precisamente para cotejar información, y jamás recibí respuesta.
La reunión de 2006 entre el candidato Felipe Calderón y el gobernador Enrique Peña Nieto, descrita en mi libro El amasiato. El pacto secreto Peña-Calderón y otras traiciones panistas, que como adelanto se publicó en Proceso, está plenamente sustentada en tres fuentes distintas, una de ellas identificada como participante en la misma, Ulises Ramírez Núñez, actual diputado federal del PAN.
La señora Brena Robles niega que Calderón se haya hecho acompañar en reuniones políticas de alto nivel, como la descrita, por Ramírez Núñez y que siempre “en ocasiones relevantes se hacía acompañar de personas con las cuales existía cercanía y confianza plena, lo cual no era el caso”. Pero en la campaña federal de 2006 Ramírez Núñez no sólo era alcalde con licencia de Tlalnepantla, Estado de México, y candidato a senador del PAN, sino el coordinador estatal de la campaña presidencial de Calderón, quien le otorgó el mismo cargo en la interna de ese partido, en 2005.
El pacto que hizo Calderón con Peña en esa reunión de 2006, para que éste le transfiriera 200 mil votos en la elección presidencial, lo detalla el propio Ramírez Núñez, quien en el sexenio del primero tuvo un cargo prominente: coordinador de asesores del secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño, hasta el fallecimiento de éste, en octubre de 2008, un puesto que no pudo ostentar sin el aval de Calderón.
La señora Brena Robles no leyó bien: en ninguna parte del adelanto de mi libro publicado en Proceso digo que Calderón “haya negociado dicho apoyo (los 200 mil votos de Peña a Calderón en 2006) a cambio de favorecer al candidato del PRI en las elecciones a gobernador del Estado de México” de 2005, así que toda su justificación no viene al caso.
Sobre la orden que dio Calderón de suspender la campaña propagandística “Peña no cumple”, en radio y televisión, de la candidata presidencial de Josefina Vázquez Mota, en 2012, la fuente está plenamente identificada: es Rafael Giménez-Valdés, coordinador general adjunto de Estrategia de la candidata presidencial y, durante casi todo el sexenio de Calderón, coordinador de Opinión Pública de la Presidencia de la República.

En la carta la señora Brena Robles niega que “en la reunión” del 21 de noviembre de 2015, que en realidad fue la Asamblea Nacional del PAN, Calderón haya estado custodiado por 20 elementos del Estado Mayor Presidencialu. Los conté no a uno cuando, en efecto, Margarita Zavala y él se tomaron fotografías con los militantes. Así quedó consignado en la nota que publiqué, ese día, en el portal de Proceso, que no recibió, hasta ahora, aclaración.
No hago en mi libro afirmaciones “maliciosas y francamente grotescas” sobre el número de elementos del EMP para Calderón y su familia, como dice la señora Brena Robles. Sólo consigno lo que es una verdad: el último día de su gobierno Calderón modificó el reglamento de ese cuerpo militar para disponer, de por vida, del mismo número de elementos que tuvo en el gobierno y más militares aún.
La señora Brena Robles me atribuye falsamente referencias “despectivas y en algunos casos francamente misóginas” a la señora Margarita Zavala, pero siempre he tenido con ella una relación de respeto. Es falso también que yo, “respondiendo a intereses políticos específicos” (que no identifica, porque no existen) quiera descalificarla. La señora Zavala Gómez del Campo es política y quiere ser presidenta de México, y por tanto está sujeta al escrutinio. En la descripción de su trayectoria hay sólo datos verificados.
Brena Robles asegura que la “auditoría de imagen pública” que hizo De la Riva Información Estratégica, a un costo de 848 mil 994 pesos, “fue sufragada totalmente por ella misma”, pero consta que el contrato 017/2006 fue pagado con recursos del Fondo de Transición, contrato que por cierto fue declarado ilegal por la Auditoría Superior de la Federación.
Igual que a Felipe Calderón, a la aspirante presidencial Margarita Zavala le he solicitado hasta en seis ocasiones, dos de ellas de manera personal, una entrevista periodística para el semanario Proceso. Igual que su marido, ella se ha negado.
La descalificación de la señora Brena Robles a Proceso cae por su propio peso.
Atentamente,
 Álvaro Delgado

#AMLO (@lopezobrador_) - Cierre de Campaña #MORENA DF @NuevaRepublica

  https://www.youtube.com/watch?v=U-CJuveAxrw

22 may. 2016

pinche soriana muerta de hambre.....pudrete

Una sucursal de Soriana en la CDMX. Foto: Benjamin Flores

Lleva 20 días en reclusión discapacitado al que Soriana acusa de robar $21 en mercancía

 
Una sucursal de Soriana en la CDMX. Foto: Benjamin Flores

 Por , La Capital

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- Un hombre de 32 años que sufre discapacidad intelectual lleva más de 20 días internado en el Centro Varonil de Rehabilitación Psicosocial (Cevarepsi), acusado del robo de mercancía con valor de  
21 pesos en un supermercado de la cadena Soriana en la delegación Coyoacán.

Erick Javier Najar Montaño ingresó el pasado 20 de abril a una tienda ubicada en la colonia Ciruelos de dicha demarcación, según publica el diario Reforma.
En el lugar el hombre tomó dos manzanas –una para él y otra para su novia– y un refresco con un valor total de 21 pesos.
Najar Montaño agarró primero la fruta y después se dirigió al área de los refrigeradores; como no tenía dónde poner las manzanas, optó por meterlas a su mochila.

Antes de llegar a las cajas, un empleado de seguridad lo embistió y jaloneó al pensar que se estaba robando la mercancía.
En la averiguación previa FCY/COY-2/T2/00398/16-04 se indica que Najar Montaño fue golpeado por guardias de seguridad de la empresa y luego sacado por la puerta trasera. Posteriormente lo trasladaron al Ministerio Público a bordo de una patrulla.
Se indicó que la parte afectada (Soriana) no buscó un acuerdo reparatorio a pesar de que la cantidad de lo “robado” equivalía a 21 pesos.
Félix Piceno, abogado del acusado, explicó que la mercancía nunca fue sustraída del supermercado, pues las manzanas y el refresco salieron por la puerta de atrás y no por el área de cajas.
Destacó que Erick Javier se dirigía a pagar cuando fue interceptado.
El hombre sólo sabe escribir su nombre, no sabe leer y se comporta como un niño de 10 años y a pesar de ello en el Ministerio Público lo obligaron a firmar una declaración.
Piceno señaló que el juez 31 Penal no le ha dado a Erick la libertad aun cuando los exámenes psicológicos que se le practicaron demostraron su discapacidad intelectual.
De acuerdo con Reforma, la defensa del acusado pidió los videos a la tienda pero el área legal de la empresa argumentó que no se pueden proporcionar porque ya fueron borrados del sistema de cámaras de vigilancia.
Antes de este incidente Najar Montaño trabajaba en un taller mecánico y estudiaba en un instituto de educación especial.
Aparentemente la única familia de Erick son sus tíos y su abuela, ya que su padre lo abandonó a los 8 años y su madre se fue a Estados Unidos.

18 may. 2016

Pequeña regala su ‘recreo’ a maestro


 denunciasmx.com|By Voz del pueblo

Pequeña regala su ‘recreo’ a maestro

Una pequeña enterneció las redes luego que se filtraran fotografías del regalo que le hizo a su maestro.


carta_a_maestro
Regeneración 17 de mayo de 2016.- Tras celebrarse el domingo pasado el Día del Maestro, fotos del peculiar regalo de una pequeña a su maestro está conmoviendo en las redes.
El maestro Ignacio debió de sentirse halagado cuando una alumna suya le dio “su recreo” pues no tenía qué más regalarle.
En la fotografía se ve la carta y dos pesos.
Padres_apoyan“Maestro Ignacio: 
Feliz día del maestro, no pude comprarle su regalo porque mi papá no tiene trabajo, pero lo quiero mucho y le doy mi recreo para que se compre algo. Gracias por ser mi maestro, todos lo queremos mucho es un maestro muy inteligente y bueno”.
La fotografía desató una serie de comentarios a favor del magisterio.
 http://regeneracion.mx/pequena-regala-su-recreo-a-maestro/

15 may. 2016

#RebeliónDeLaCloaca (vs Enrique Krauze)




#Rebeliondelacloaca (vs Enrique Krauze)
                                                    Por Héctor Palacio @NietzscheArist
 Una rebelión de la cloaca, eso es el twitter.  Al menos para algunos fundamentalistas. La rebelión y quizá la revolución que ha significado el nacimiento y la expansión del twitter es para ellos una cloaca. Porque a los exquisitos, a quienes se han creído hasta ahora propietarios de la razón y los únicos con derecho a ella –Sócrates de Polanco-, les ha irritado la crudeza del lenguaje, la irreverencia y la manera directa como se expresan los tuiteros. Y más que ello, pareciera molestarles el sentido democrático del internet en general.
Anteriormente a la era del blog, sólo un grupo de privilegiados tenía acceso a la palabra impresa, a la publicación. Internet abrió el mundo, lo interconectó y lo volvió más democrático. Y no me refiero al papel de twitter en momentos cruciales como las protestas públicas y la caída de tiranos árabes, simplemente al hecho de ser una posibilidad abierta a todos. Si internet se ha mostrado como un ámbito esencialmente democrático, twitter ha sido una revelación, una rebelión, una explosión, una revolución incontenible. Otras expresiones del internet fueron efímeras o demasiado “fresas”. For instance, facebook is not only too limited but too nice as well, and too often sooo fucking boring. Nothing happens with it. Facebook es más bien utilizado como aparador de vanidades, su participante prototipo tiene cierto anquilosamiento en el pensamiento político y social, está menos informado, tiende mayormente al conservadurismo; se trata de un medio más familiar y de supuestos amigos que de verdadera interacción social (¿se confirmará la sospecha de que pudiera tratarse de un centro virtual de espionaje a cuya información tiene acceso el gobierno de los Estados Unidos?).
El potencial de twitter, en cambio, pareciera ilimitado. Cantidad de seguidores y seguidos es libre. Velocidad vertiginosa. Interacción entre desconocidos es de ida y vuelta. Información vertida va desde lo más frívolo y estúpido a lo más trascendente en todos los ámbitos del saber humano. Puede darse la interlocución entre cualquier ciudadano y una figura pública o “estrella” también de cualquier terreno imaginable. 140 caracteres no son un corsé sino inclusive un bello reto; en ocasiones son demasiados. Y no hay vuelta. Afortunadamente, esta herramienta social, esta variante de comunicación –pese a las frecuentes amenazas de censura-, llegó con el nuevo siglo y no sólo permanecerá sino que ofrece horizontes insospechados.


Una de las peculiaridades más atractivas del espacio es la posibilidad de interactuar con el mundo y la persona. El todo y el individuo. Lógicamente, hablamos de espíritus si no cabalmente democráticos, cuando menos recíprocos o interesados en el devenir de los eventos y el pensamiento que corre como la luz por los meandros invisibles. Naturalmente, difícilmente encontraremos o podríamos establecer diálogo con aquellos que consideran al internet y al twitter, como una cloaca.
Y si hay que citar nombres, nos referiremos en específico a un señor calificado como pilar de la intelligentsia mexicana actual. A Enrique Krauze Kleinbort, quien en entrevista con el periódico Milenio en julio de 2010, calificó y acusó de cloaca, es decir, de canal de desperdicios, de caño de aguas negras, de cagalar, a la refrescante atmósfera virtual: “…en internet… se dicen cosas increíbles. No hay ya respeto a las obras, a las formas, a las trayectorias, a las ideas. Es una cloaca.”. He aquí cómo se nos muestra un aliento tolerante y democrático, con adjetivos asaz burdos. Y como él, otros periodistas o “estrellas” que sólo se dignan a dialogar con quienes le son favorables. Y es que twitter también ha sido un medio para desenmascarar farsantes. Cuando se establecen debates, inmediatamente se sabe quién es el embaucador, el engañabobos o el mentiroso, y quién asume con responsabilidad y entereza ética su posición, cualquiera que ésta sea.


Naturalmente, no nos hacemos la ilusión de un debate entre Krauze y tuitero alguno, pero ni falta que hace. Ya sabemos que no anida allí un ánimo abierto, honesto, sino uno tartufo que no correría riegos. No estamos ante ese polemista espíritu inglés mostrado tan magníficamente por Ved Mehta en La mosca y el frasco (espíritu al cual según Krauze debe mucho, pero del cual poco asimiló; hablamos de Bertrand Russel, Arnold Toynbee, Gilbert Ryle, A. J. Ayer, Iris Murdoch, E. H. Carr, entre otros, incorporados por Mehta en su apasionante libro). No cabe esperar “peras del olmo”, de alguien acostumbrado a debatir con el espejo o, mejor, con la cámara de televisión. Y quizá alguien como Krauze tenga razón en su temor. Pues durante lustros y como privilegiado disfrutó del acceso a los medios impresos, a los medios masivos. La opinión del público no importaba y se expresaba cuando mucho en alguna carta al editor, en panfletos o periódicos lumpen o casi clandestinos. Hoy, los silentes por fuerza, no lo están más. Internet y twitter abrieron y cambiaron su mundo para siempre. Y asimismo el humor de individuos como el del ex tenedor de libros de Octavio Paz.
El fenómeno sociológico, el rasgo psicológico, el perfil ideológico, el planteamiento teórico, la manifestación cultural ante la cual estamos es nada menos que equivalente al concepto ortegaygassetiano de la rebelión de las masas, un siglo más tarde: la rebelión frente a la élite de privilegiados del mundo impreso previo al internet. Estamos ante una explosiva era revolucionaria semejante a la de Gutenberg. Y ese es el embarazo de clase que no acepta Krauze, que le revuelve el estómago, y por ello apunta con el dedo y de la ira muta a la agresión.
Mas se equivoca Krauze al acusar a la cloaca de izquierdosa. En realidad, en las redes sociales circulan profusamente todas las posturas ideológicas y políticas imaginables. Habría que decir inclusive que dentro de la izquierda existe mayor responsabilidad que entre ciertos individuos provenientes del pensamiento reaccionario y ultraconservador. El historiador ha dicho que le molesta la crudeza con que se describe y expresa una realidad que imaginamos él desearía ver y transcribir con sedas. Bueno, ese es otro problema que podemos atribuir a diferente educación, perspectiva vital o simplemente al encabronamiento de quienes durante esos lustros no tuvieron voz. Ahora bien, ¿de cuándo acá quiere Enrique erigirse en censor del lenguaje?

La censura del idioma no funciona ni a los ortodoxos miembros de la real academia de la lengua. Lo sugirió así Antonio Alatorre en su extraordinaria obra Los 1001 años de la lengua española: El lenguaje vive y se construye en la calle, no en la academia (ahora también en el universo virtual). Mas si Krauze -y otros de su tipo- decidiera participar de twitter (su revista lo hace, su hijo también) y acaso molestara a su espíritu de aparente Burro Benjamín orwelliano (otra rebelión, la de la granja), cierta expresión altisonante de la cloaca, le bastaría con no seguir a sus seguidores, bloquearlos, reportarlos o simplemente ignorarlos. Así de libre es twitter. Tal vez una libertad y un espíritu democrático incomprensible e inaceptable para el cagalar exquisito y fundamentalista de un elitismo temeroso.

Bienvenidos los nuevos tiempos. Entonemos ahora a Schiller en versión de Ludwig. Afortunados aquellos a quienes la corriente de la historia –agradable y sólido concepto de Alfred Weber en Historia de la cultura- les coloca ante la posibilidad de la comunicación libre y democrática (a falta de democracia social, económica y política), ante el inimaginable advenimiento del internet y, muy particularmente, del twitter y su revolucionario porvenir.
P.D Texto publicado originalmente el 16 de mayo de 2011. Se vuelve a publicar debido a su vigencia, tal como lo muestra la reciente entrada de Enrique Krauze a twitter, sus expresiones en el mismo, y sus radicales desencuentros con Alfredo Jalife-Rahme.



Krauze, directivo de banco Santander y Televisa, manipulador de la historia ¿ahora entiendes porque odia a ‪#‎amlo‬?
Krauze, directivo de banco Santander y Televisa, manipulador de la historia ¿ahora entiendes porque odia a ‪#‎amlo‬? @dontriana

La “generación de la discordia” y el voto de Enrique Krauze


La “generación de la discordia” y el voto de Enrique Krauze

@NietzscheAristo mié 11 may 2016 08:48
Enrique Krauze
Enrique Krauze
Foto propiedad de: Internet
ADVERTISEMENT
Enrique Krauze se reunió en privado, al menos en una ocasión, con el beneficiario del fraude de 1988, a quien, exaltado, muchos años después calificaría como “intelectual orgánico” del partido fundado por Elías Calles: Carlos Salinas de Gortari (“Nuevo intelectual orgánico del PRI”; Letras Libres, diciembre 20, 2010). Él mismo revela el importante encuentro:
“En octubre de 1993, el presidente me citó —…— para sondear mi opinión sobre el proceso sucesorio. Le expuse mi crítica sobre el aspecto político de su sexenio. Contestó que para eludir el destino de la Unión Soviética, México debía consolidar la perestroika antes que la glasnost'. Enseguida me pidió que le diera una opinión franca sobre tres precandidatos: Pedro Aspe, Luis Donaldo Colosio y Manuel Camacho. Se la di, con una inclinación en favor de Camacho. Dado el éxito de la reforma económica era obvio que la tarea pendiente sería la reforma política: Camacho tenía la voluntad de hacerla. (“Los idus de marzo”; Letras Libres, marzo, 1999).
Intelectual orgánico beneficiario del fraude de 1988, según ha suscrito en varias ocasiones, las más recientes, en “Desaliento de México”: “En 1988, el repertorio se enriqueció con la manipulación electrónica de resultados, que permitió al pri robar la elección presidencial” (Letras Libres; 09-05-16), y en “La Generación de la discordia”: “el fraude del 88” (Reforma; 08-05-16).
¿Es válido o legítimo que un intelectual que se asume demócrata, que aboga por una “democracia sin adjetivos”, se reúna con un defraudador de la democracia, un delincuente electoral? No sé si lo sea, Krauze lo ha hecho sin rubor. ¿Qué significado tiene, por otro lado, que un intelectual sea “citado” por el presidente en turno?
La contradicción es la melodía disonante en Krauze: por un lado, favorece, aplaude e impulsa el sistema económico depredador que se ha afianzado en México desde hace ya 35 años, por otro, critica en apariencia a los hombres que lo han ejecutado. En apariencia porque, como veremos, el intelectual ha valorado en general de manera positiva la labor de estos gobernantes que son, al tiempo, los responsables de la debacle, la desazón y el desaliento de México al cual hace referencia.

1. De Zedillo Ponce de León, ha hecho un elogio: “un liberal auténtico y un demócrata convencido”. 2. En Fox Quezada ha valorado la “alternancia” (¿se cumplió en él su deseo de ausencia de adjetivación para la democracia?), y en Letras Libres, pese a considerarlo “cerril”, un colaborador cercano y afín, Roger Bartra, lo ha calificado como “derecha moderna y pragmática” (¿se puede ser cerril y moderno a la vez?). 3. Su activismo político, psíquico e ideológico fue muy marcado en favor del candidato Calderón Hinojosa: escribió un texto “psicologista” y sectario en contra de su adversario, “El mesías tropical”, convalidó lo que muchos intelectuales y especialistas han considerado como un fraude electoral y asistió a la toma de posesión (o el asalto a la presidencia) del panista en el Auditorio Nacional. Por su parte, Bartra lo ha elogiado a mares: “una derecha, centrista y pragmática, con una pronunciada vocación democrática, animada por un humanismo católico laxo y tolerante” (“Fango sobre la democracia”; Letras Libres, octubre, 2006). 4. De Peña Nieto no ha hecho sino convalidar -sobre el tejido de una crítica somera a la corrupción, la violencia y la impunidad; algo que cualquier observador tendría que hacer- el sistema sobre el cual se soban estos tres componentes y que ha sido impulsado y desarrollado precisamente desde los tiempos de la presidencia robada por el intelectual orgánico del PRI.
¿Cómo esperar de estos hombres, de sus colaboradores y aliados, que son sus potenciales sucesores, un espíritu democrático?
Un artículo que sigue la línea y hace alabanza del historiador señala que México no necesita de un “caudillo” sino de “una generación de dirigentes… que sirvan de modelo por su sentido de responsabilidad, por su visión,…, por su apego a las reglas de un sistema que debe ser garantía de derechos, certeza y esperanza”. ¿Podría Liébano Sáenz, autor del incienso (“Entre el desaliento y la esperanza”; Milenio, 07-05-16), decir dónde encontrar a esos hombres dentro del sistema que tanto él como el objeto de su panegírico valoran como imprescindible, el modelo que al cabo de 35 años exhibe de manera siniestra su fracaso? ¿No ha sido la nueva generación panista o el nuevo rostro del PRI la solución que ellos han preconizado y protegen aun de la crítica severa? (¡Ah, parece que ahora se añade la búsqueda de “independientes”!).

Cuando se lee “Desaliento de México”, queda la impresión de que se parece mucho a un informe sobre el estado del gobierno actual que bien pudiera ser leído por Peña, Videgaray o Beltrones. Texto sobrado en datos, cifras y cotejos que deja como colofón una clásica frase oficial recurrente desde el presidente municipal al nacional pasando por el gobernador: “hemos avanzado, pero falta mucho por hacer; sigamos avanzando”.
En su crítica al presente corrupto y violento, Krauze atribuye la impunidad, en gran parte, a la ausencia de desarrollo de la experiencia jurídica en el ámbito criminal. Pero, pese a ello y a la fatal inexperiencia y carencia de memoria connatural a los jóvenes, solicita que se valore el hecho de que el presente es menos peor que el pasado autoritario priista. Salvo la menciones al “conflicto de interés” (utiliza el eufemismo que sustituye corrupción) de Peña y su esposa en torno a “la casa blanca” (evade a Videgaray, Chong y otros), el ensayo carece de un aporte novedoso, valioso. Se trata de una síntesis que, con todo y su crítica dietética, convalida al régimen vigente y lo ratifica como algo valioso de preservar; un producto de la democracia des-adjetivada. 

Si el anterior ensayo tiene el propósito de contextualizar, más interesante y concreto resulta el artículo “La generación de la discordia”, que, según informa el autor, inicia “una serie sobre las generaciones políticas que comparten el escenario en el siglo XXI”. Según codifica, esta discordante “camada” (sic) nace entre 1950 y 1965 y repica las puertas del poder en el crucial año de 1994. Demasiado jóvenes para participar en el 68 (la que considera su propia generación), “vivieron bajo su signo”. “Su designio fue superar la crisis endémica y fundar un nuevo ciclo histórico: construir las prácticas e instituciones de la democracia en México”. Menciona a Colosio, Zedillo, Woldenberg, Calderón, al “Subcomandante Marcos” y López Obrador como parte de la generación. Desafortunadamente, Enrique Krauze utiliza su clasificación (habrá que esperar la definición de los otros grupos: ¿1966-1985; 1986-2000?) para volver a un tema obsesivo que se ha convertido, en su caso, en toma de partido: López Obrador y su presunto “mesianismo” (de tan analizada y cotejada con el día a día del personaje vivo, dicha tesis ha sido derrumbada).
El cierre del artículo está confeccionado para él:
“Tomando la estafeta de Marcos (que se desvaneció en la penumbra y la leyenda) López Obrador ahondó la discordia interna en la Generación del 94. Su plataforma no proponía la construcción de un orden democrático nuevo sino la vuelta al orden antiguo de la Revolución mexicana, en su momento cardenista…

“A partir de 2006, la política mexicana se volvió una batalla campal en el seno de la Generación de 1994. El líder de su ala radical opina que el modelo económico es absolutamente erróneo. Y sostiene que no vivimos en democracia. Está en su derecho, pero sus afirmaciones contradicen su propio lugar en la vida pública: tiene la propiedad privada de un partido político, goza del financiamiento público que eso supone y una exposición sin precedente en los medios de comunicación. Su postura presagia lo que sería su gobierno. El advenimiento de un caudillo mesiánico a la presidencia, hecho inédito e incompatible con las leyes e instituciones de una democracia. La discordia se dirimirá en 2018. El legado de la generación está en vilo.”
La zozobra que amenaza a la democracia mexicana ante el acecho del líder “mesiánico” habría sido salvada temporalmente por Calderón Hinojosa pues, “Más allá de sus aciertos y desaciertos, su gobierno preservó el frágil edificio de la democracia” (¡esto es lo que se llama una crítica dietética, light!, ¿no?); presunción que habría que extender, de acuerdo al discurso krauziano, a Peña Nieto.
Es decir, muy por el contrario de lo que registra la realidad mexicana, el legado democrático de la generación correspondería a Zedillo, (también a Fox, un colado generacional), Calderón y Peña, guiados por su padre político: Salinas de Gortari (el “gran reformador de la economía”, según el historiador) y el mal, la parte negativa, provendría de López Obrador, sus seguidores, simpatizantes y votantes. El legado se encuentra en vilo  porque el político de izquierda (“radical”, según Krauze; muchos niegan tal interpretación o dicen: radical contra la corrupción, que ya es bastante), en tercera ocasión, se ubica de nuevo como líder de las encuestas y los “buenos” de la generación no han podido dar al clavo de cómo bajarlo de allí a causa de lo mal que se conducen y gobiernan y del mal consecuente que han causado a la sociedad mexicana. Pero no cejan en su empeño y fraguan posibilidades para despeñarlo.
La idea del ser discorde, disonante, negativo para la sociedad dentro de un lapso temporal que impide la paz pública, podría ser una buena tesis complementaria del “peligro para México”.
Es evidente que el voto de Krauze ha sido por esa vertiente “democrática” de la generación 1950-1965: la encarnada por los gobiernos del PRI y el PAN, y otra vez el PRI. Incluso, es de dudarse que en 1988, de acuerdo a su perfil, haya votado por alguien de quien se expresa bien, Cuauhtémoc Cárdenas, pues representaría la supuesta vuelta a ese cardenismo nacionalista que con tanto ahínco deplora y combate. Por el contrario, pese al rotundo fracaso, el programa económico de Salinas y sus sucesores ha merecido los mejores aplausos de su pluma.
Produce asombro que un historiador y ensayista sensato haga semejante propuesta: que el sistema, los gobiernos y los políticos que han fallado estrepitosamente por 35 años y que tanto daño han hecho a México, valgan la pena para su defensa tenaz y sostenida por años y que valgan el ataque y la defenestración del adversario. López Obrador es un político que el propio historiador ha reconocido como honesto. Y si se considera que lo que arruina a la sociedad mexicana es la triada indisoluble: corrupción, violencia e impunidad y que los que han gobernado fallan y continúan fallando, ¿acaso lo primero que se necesitaría no es de un político honrado, honesto que, más allá de ideologías, encabece el cambio que el país necesita? Con base al análisis de su labor como jefe de gobierno de la ciudad –donde no fue mesiánico ni dictatorial- al menos merecería el beneficio de la duda. O acaso valga la pena cotejar lo que han hecho unos y otro, los buenos y el malo.

Podría producir, sí, desaliento que un intelectual visible como Enrique Krauze estimule la prevalencia de un sistema fracasado, que siendo la tarea de una inteligencia la ejemplar de guiar a la sociedad o la de iluminar con el conocimiento y la crítica, prefiera tomar partido; y hacerlo por el peor. Este es el planteamiento del historiador: el gobierno y sus gobernantes son corruptos y autoritarios, pero los prefiero por tener una ideología política y económica afín a mí (de cuyos beneficios, en todo caso, sólo gozan ellos y sus amigos), a un hombre que considero honesto y cuyo programa plantea el socavamiento radical de la corrupción pero del cual tengo la sospecha, el instinto, la interpretación psíquica-freudiana de que, de gobernar, sería un mesías autoritario, y de la peor especie: tropical. 

Opuesto a Krauze, alguien como el Premio Cervantes 2016, Fernando del Paso, ha dado su paso en favor del partido de la sociedad victimada por el sistema; en su caso, con su actitud, el aliento se estimula y anima.
 http://www.sdpnoticias.com/nacional/2016/05/11/la-generacion-de-la-discordia-y-el-voto-de-enrique-krauze
 
 
Enrique Krauze, escritor. Foto: Miguel Dimayuga

 Enrique Krauze, escritor. Foto: Miguel Dimayuga

Peña, una decepción; Fox y Calderón, el fracaso y AMLO, el riesgo del populismo: Krauze

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El historiador Enrique Krauze considera que el gobierno de Enrique Peña Nieto resultó una “decepción”, que los gobiernos panistas de Vicente Fox y Felipe Calderón fracasaron, pero estima que dar un viraje hacia Andrés Manuel López Obrador sería ir a un “caudillismo populista”.
Para Krauze la solución está en los jóvenes. “Hago un llamamiento a la generación x y los millennials, que tienen entre 25 a 40 años, para que se organicen. Tienen que clausurar su adolescencia. Pasar de la indignación de las redes sociales a la construcción institucional. Aún estamos a tiempo de un candidato nacional joven”.
En entrevista para el diario español El País, Krauze comentó que el regreso al gobierno federal del PRI con Peña Nieto “ha sido una gran decepción”.

Dijo que el mexiquense “siendo un hombre joven, que miró hacia adelante con las reformas económicas, es un joven viejo. Piensa como viejo, actúa como viejo, tiene ademanes de viejo. Esa es la razón de que genere tanto rechazo entre los jóvenes”.
De los sexenios panistas, resumió: “Fox fracasó porque dilapidó su capital político y se limitó a sacar al PRI de Los Pinos. Calderón se equivocó en la guerra contra el narco. Y eso se debió en parte a que se alineó con Estados Unidos”.
Pero con quien es más lapidario es con López Obrador, el líder de Morena. “La indignación moral de López Obrador respecto a la corrupción y la impunidad es correcta; la medicina que propone solo agravaría la situación de forma irremediable. Instauraría un caudillismo populista, deconstruiría lo poco que llevamos de democracia y derrumbaría el modelo económico. Evidentemente, es un modelo que debe corregirse porque tiene graves problemas de corrupción, desigualdad y pobreza, pero la solución no radica en un estatismo nacionalista populista”.
A continuación parte de la entrevista.

Pregunta. ¿Ha fracasado el proyecto democrático que se inició en 2000?
Respuesta. No, pero las esperanzas que tuvimos fueron excesivas e ingenuas. Ahora estamos decepcionados. Los cuatro jinetes del Apocalipsis, la inseguridad, la violencia, la impunidad y la corrupción, están desbocados
P. ¿Y por qué no culminó con éxito ese proceso?
R. Creímos que el voto y su magia iban a resolverlo todo. Pero las inercias, los intereses creados y los poderes lícitos e ilícitos que crecieron al amparo del viejo sistema político siguen vivos y aún más sueltos que entonces.
P. Y respecto al futuro, ¿se puede ser optimista?
R. Los cuatro jinetes del Apocalipsis, la inseguridad, la violencia, la impunidad y la corrupción, están desbocados, incluso más de lo que estuvieron el siglo pasado. Hay regiones enteras que no son México ni están controladas. No quiero incurrir en la segunda ingenuidad de ser optimista en este momento.
P. ¿Entonces es pesimista?
R. Suspendo el juicio. Estoy en estado de pasmo. Pero hay territorios que avanzan y la economía mexicana tiene un dinamismo que no se detendrá, a menos que llegue al poder un régimen de corte populista.
P. ¿Se refiere al aspirante a la presidencia Andrés Manuel López Obrador?

R. Por supuesto. Exclusivamente a López Obrador.
P. ¿Lo considera un peligro?
R. No usaré esa palabra. Simplifica indebidamente la complejidad del fenómeno. La indignación moral de López Obrador respecto a la corrupción y la impunidad es correcta; la medicina que propone solo agravaría la situación de forma irremediable. Instauraría un caudillismo populista, deconstruiría lo poco que llevamos de democracia y derrumbaría el modelo económico. Evidentemente, es un modelo que debe corregirse porque tiene graves problemas de corrupción, desigualdad y pobreza, pero la solución no radica en un estatismo nacionalista populista.
P. ¿Son las candidaturas independientes esa solución?
R. Todavía no tenemos en el ámbito nacional ninguna figura que encarne lo que El Bronco significó en Nuevo León. Por eso hago un llamamiento a esos jóvenes, a la generación x y los millennials, que tienen entre 25 a 40 años, para que se organicen. Tienen que clausurar su adolescencia. Pasar de la indignación de las redes sociales a la construcción institucional. Aún estamos a tiempo de un candidato nacional joven.
P. ¿Ningún partido es capaz de ello?
R. He sido un crítico abierto de Podemos, tengo mejor opinión de Ciudadanos. Pero me pregunto por qué en México no ha surgido ninguno de estos fenómenos. Carezco de respuesta.
P. ¿Y en qué se ha quedado el PRI y su promesa de cambio?
R. Ha sido una gran decepción. Hizo reformas estructurales en ámbitos económicos claves, pero falló frente a la corrupción, la inseguridad y la impunidad. Esta dimensión, vinculada al valor de la vida, la convivencia y la civilidad, es más importante que los cambios económicos. En ese sentido, hay decepción con el presidente, porque siendo un hombre joven, que miró hacia adelante con las reformas económicas, es un joven viejo. Piensa como viejo, actúa como viejo, tiene ademanes de viejo. Esa es la razón de que genere tanto rechazo entre los jóvenes.
P. Vicente Fox, Felipe Calderón, Enrique Peña Nieto. ¿Cuál es el juicio de la historia para estos presidentes?
R. Malo.
P. ¿Fracasaron?
R. Fox fracasó porque dilapidó su capital político y se limitó a sacar al PRI de Los Pinos. Calderón se equivocó en la guerra contra el narco. Y eso se debió en parte a que se alineó con Estados Unidos. Peña Nieto, ya lo dije, cayó en el espejismo del economicismo. Pero la vida es mucho más, el liderazgo ético es más importante que las mejoras económicas.
 (Entrevista completa en El País)
http://www.proceso.com.mx/440611/pena-una-decepcion-fox-calderon-fracaso-amlo-riesgo-del-populismo-krauze 

Yo, el neoliberal... Ése soy yo.



Yo, el neoliberal

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Nací en París en 1938 de las angustias de dos austriacos –Von Mises y Hayek– que veían en cualquier Estado social la posibilidad de que el nazismo y el estalinismo se propagaran. Los millonarios fundaron en 1947 la Pelerin Society para apoyarme pues querían evitar regulaciones y pagar impuestos. Lo primero que hicieron fue ocultar que yo era una ideología: “natural”, como las fuerzas del mercado, me definieron. No era yo la división entre Estado y mercado de los viejos liberales, sino la subordinación de la autoridad a los deseos empresariales. El Estado no debe beneficiar a los que no han tenido oportunidades en la vida, sino a quienes las tuvieron todas.

  ¿Por qué? Porque el éxito es natural: hasta entre los animales y plantas sobreviven los más aptos. Entre nosotros se llaman “ganadores” y “perdedores”. 

¿Por qué? Porque las personas son entes competitivos concentrados sólo en su propio beneficio. La competencia beneficia a las sociedades porque todos tratan de hacer lo mejor para sobrevivir. Como resultado, todos tenemos mejores y más baratos productos dentro del mercado libre, intocado por el Estado que sólo lo obstaculiza y no deja que se desarrolle naturalmente. 

Esto es éticamente aceptable porque es una competencia en donde el éxito o el fracaso es responsabilidad sólo de los que compiten. Margaret Thatcher, una de mis madrinas, lo dijo muy sencillo: “No hay tal cosa como una sociedad. Son individuos viendo por su bienestar y, luego, quizás, por el de sus vecinos”. Nuestro mito fundador es el Ciudadano Kane: un chico abandonado que llega a ser un magnate de periódicos o, más recientemente, un niño solitario que hace computadoras en Silicon Valley. El sueño americano: dejada en libertad, una persona talentosa puede ascender hasta el infinito. De acuerdo con su esfuerzo y talento, todos tienen lo que merecen. Eso no se puede medir más que en dinero. Lo “intelectual”, perdón, si no deja billetes, no es realmente tan inteligente. Por eso no somos una ideología, sino sólo un método en el que sólo sobreviven los mejores. Es el mercado el que decide. Nadie más. Como en el Chile de Pinochet, cuando mis teorías fueron probadas. En estas páginas alguien preguntó en aquella época: “¿Se necesitará una dictadura para desarrollar a un mercado libre?”. Se lo preguntó en serio, en el auge del salinismo. Y es que, ya en confianza, les confieso que cuando digo que sólo alentamos lo mejor, a los ganadores, es porque nosotros decidimos de antemano qué es ser exitoso. 

Por supuesto los hombres, antes que las mujeres. Y los blancos sobre los demás. La puerta es así de estrecha y, como no se abre más porque eso sería atentar contra la libertad del esfuerzo, pues mucha suerte al enorme resto que se queda fuera. No somos cavernícolas. Medimos el éxito y el fracaso. Son números. Ésa es la nueva “calidad”: lo estandarizado. Por eso no nos importa si los servicios privatizados son ahora de mala calidad y caros. O explotan. Lo único que puede medirse es la ganancia. Un buen libro será el bestseller. Un mejor candidato, el que las encuestas muestran al alza. La tele y el rating. Lamentablemente esto no funciona en la educación o en la salud públicas. Es dar dinero a un barril sin fondo lleno de los que naturalmente ya han fracasado: los perdedores, los enfermos, los viejos. Los que no pueden pagar de su bolsa su propia supervivencia. No son aptos. No pueden entrar por la rendija de la puerta que, la verdad, está siempre cerrada. Los que no se esfuerzan y esperan todo del gobierno no reconocen que son malos, estúpidos, defectuosos o, quizás, no quieren hacer el esfuerzo de triunfar. Los miro con desdén como lo haría una lady o un mirrey. 

Creo que lo estandarizado es bueno en sí mismo: cuántos egresados salen de una universidad, cuántos medicamentos administra un hospital, en cuánto tiempo se puede filmar una telenovela. Al menor costo. Al máximo beneficio. El contexto no me importa porque no puedo estandarizarlo: en qué región está la universidad, qué tipo de pacientes llegan a ese hospital, quién hizo la historia de la telenovela y quién la interpreta. Con eso no puedo. Esa gente no triunfa y, después, sin poder alguno, se automutila o, peor, va e incendia camiones, avienta piedras. Se vuelven criminales porque no pueden con su propio fracaso. Para ellos, jamás un programa de ayuda y, sobre todo, más policía.
Además de en la competencia libre –no me importa que la mayoría de los ricos vengan ya de familias millonarias, es decir, que sean herederos o influyentes– creo en que la identidad viene de uno mismo y la ética siempre nos la imponen de afuera. No creo que ninguna identidad se deba a factores externos ni que la ética sea intrínseca en todos los hombres. Ésas son tonterías: hay un hombre libre luchando por salir de las regulaciones, los pagos de impuestos, las ideologías. Si eso les causa depresión, anorexia, automutilación, fobias sociales, terror al cara a cara, no es menos mi culpa que el deterioro ambiental o las crisis de desempleo masivo. Verán, todo eso es su culpa. No hacen nada, no se informan, se mantienen cool, paralizados, en shock.
Y es que cuando una ideología ya ha triunfado es cuando no requiere justificaciones. Tómense una pastilla para su frustración. Si es que pueden pagarla. Ése soy yo.
http://www.proceso.com.mx/440593/yo-el-neoliberal 

11 may. 2016

tomas "sembron"......tergiverza la realidad ....PGR podrida

Aristegui: Muchas sospechas sobre Tomás Zerón.

  

 https://www.youtube.com/watch?v=wd8H5BBwtK8

 GIEI Acusa a Zerón de editar el video y tergiversar la realidad  

https://www.youtube.com/watch?v=49AyPCknx2s 

Espléndida entrevista de Brozo a 3 miembros del GIEI.  

 

https://www.youtube.com/watch?v=WBjTRl5zUpI 

mil millones, en manos de empresarios cercanos a EPN

Video: Negocio de mil millones, en manos de empresarios cercanos a EPN

 

  https://www.youtube.com/watch?v=aa8XbIuZkDc

 Redacción AN mayo 9, 2016 10:55 am     La marca Nutriwell se ha posicionado en el mercado de los alimentos a grupos vulnerables y desayunos escolares gracias a su cercanía con políticos priistas, en particular con el presidente Enrique Peña Nieto. El negocio es de alrededor de 

mil millones de pesos. Ir al reportaje    

http://aristeguinoticias.com/0905/mexico/licitaciones-a-modo-benefician-a-empresarios-cercanos-a-pena-nieto-video/

“El círculo cercano de Enrique Peña Nieto… una vez más”, artículo de Miguel Pulido


Al círculo más cercano de Enrique Peña Nieto lo distingue su capacidad para hacer negocios e inventar proyectos sumamente lucrativos…. esos que en cualquier democracia consolidada (o en un país con contrapesos aceptables) serían un escándalo.
Pero ya sabemos cómo funcionan las cosas en México, y con este gobierno. Basta recordar que a los periodistas que hacen su trabajo y revelan conflictos de interés los despiden, mientras que en otros países suelen premiarlos.
Precisamente Sebastián Barragán, uno de los periodistas de investigación más destacados, publicó una extraordinaria investigación hace apenas unos días en Aristegui Noticias.
En ella, da cuenta como licitaciones a modo benefician a empresarios cercanos alPresidente de la República. En su trabajo periodístico Sebastián documenta cómo industriales del Estado de México han vendido al menos 1,000 millones de pesos en desayunos escolares y suplementos alimenticios al gobierno federal y a los DIF de 15 estados, a través de licitaciones sin competidores y en las que se solicitan comestibles idénticos a los que estos industriales producen.
Es ese capitalismo en dónde quienes tienen las ideas más audaces, exitosas y competitivas son los compadres del gobernante en turno.
Ese modelo en el que le llaman negocios al conflicto de interés y se dicen empresarios a muchos que apenas si son traficantes de influencias.
El Estado de México, tal como lo señala Barragán en su trabajo, es la cuna de las licitaciones dirigidas.
La fórmula es pedir productos que no sólo tienen particularidades tales que rayan en lo absurdo sino que curiosamente sólo producen y venden los amigos del Presidente.
La revisión de 11 procesos de licitación muestra un patrón en el que  siempre se solicitan productos idénticos en nutrientes, empaque, tamaño y peso. Así, aunque la empresa de los amigos del Presidente jamás participa en los concursos, resulta que es la única que produce lo que se compra.

Este caso hay que entenderlo junto con otros que muestran que el círculo más próximo aEnrique Peña Nieto es por lo menos polémico en su suerte al hacer negocios con el gobierno que él encabeza.
El año pasado, Andrés Lajous y Paris Martínez publicaron un extraordinario reportaje sobre los ingresos que han tenido una fundación (llamada ProAcceso) y una empresa (llamada Enova).
En ese trabajo, documentaron una forma de triangular recursos públicos, saltándose las reglas de licitación y contratación, además de las evaluaciones y la fiscalización. Con su esquema, hasta julio del año pasado se habían embolsado 1,700 millones de pesos.
En ese caso, la amistad del presidente Peña Nieto y el padre de uno de los socios de Enova es pública y ha sido ampliamente documentada por la prensa.
Están también los negocios que ha logrado hacer Alejo Peralta de IUSA con las tablets que le dio el gobierno a niños que no tienen acceso a internet. Tablets que además está documentado han quedado obsoletas.
Antes de ser proveedor del gobierno federal, Peralta era exitoso haciendo negocios con el gobierno del Estado de México.
Qué decir de los hallazgos de la Auditoria Superior de la Federación de una triangulación en la que la SEP otorgaba dinero a la Universidad Autónoma del Estado de México que contrató a una empresa que no contaba con la capacidad ni la experiencia para desarrollar el trabajo en cuestión y que infló los precios. Sí, y también de empresarios mexiquenses y próximos al poder político, en este caso de colaboradores cercanos a Peña Nieto.
Y cómo no tener presentes los casos aún vivos en la memoria de la gente de las casas del Presidente y del Secretario de Hacienda, construidas y supuestamente financiadas por un amigo y proveedor que no para de ganar licitaciones y que está involucrado, no lo olvidemos, en los Panama Papers.
No por nada el influyente semanario británico The Economist dedicó su más reciente editorial sobre América Latina a la corrupción y la tituló: stop stealing (paren de robar o detengan el robo), con una mención especial al gobierno de Peña nieto y su resistencia a combatir la corrupción.
Cuando hablamos de estos millonarios concursos, licitaciones, donaciones y adjudicaciones directas, lo que está a discusión es un asunto público de punta a rabo y la sociedad tiene derecho a saber y opinar libremente de él y de forma muy especial cuando quienes se ven beneficiados de forma poco explicable con el presupuesto público pertenecen al círculo cercano de Enrique Peña Nieto… una vez más.